Aquellos cines de verano

jueves, 6 agosto 2009 0

Caluroso verano. Mi primer recuerdo relacionado con el cine, y uno de los primeros que tengo de mi infancia, sucedió en un cine de verano. Era uno de esos cerca del mar, lleno de gente ruidosa, habitualmente familias enteras, tanto o más interesadas en cenar como en ver la película, sentados en aquellas sillas de hierro soldadas unas con otras, de diez en diez, tan criminalmente incómodas que había que llevarse un cojín de casa para poder soportarlas.

Al cine de verano se iba a cenar. ¡Y qué cenas! Eran cenas de tupperware, no faltaba detalle, aunque las mías no solían ser más que un bocata de atún y una fanta de naranja. Las prefería livianas, para que así quedase hueco para el postre: palomitas dulces. Y pipas, sin sal mejor.

Las películas, normalmente un programa doble, se adentraban en la madrugada una hora y, a veces, incluso dos. Mis primeras madrugadas. Era una ocasión perfecta para ver las mejores historias del año anterior. Amadeus, Memorias de Africa, Tras el corazón verde y Regreso al futuro, vienen a mi memoria de repente. Aquellas películas las descubrí en un cine de verano, en uno de esos de nombre exótico.

Y es que aquellas películas al aire libre, en mitad de la noche, tenían una magia añadida. No sé si era aquel sonido que se perdía por las calles, o volver a sentir frío en los brazos durante las últimas noches del verano, o los murciélagos que bailaban alrededor del chorro de luz, o las estrellas fugaces que se colaban inesperadamente. No lo sé, pero no he vuelto a pisar uno desde que tenía catorce o quince años. No sé por qué.

Pero hoy, esta madrugada, después de haber visto Crash y antes de disponerme a ver Master and Commander, una vez más, la enésima, creo, han venido a mi memoria aquellos cines de verano, y pongo en mi lista de cosas a hacer volver a uno de ellos.

Todos hemos vivido esas noches. ¿Cuáles son vuestras películas de cine de verano?

-Roque.

1 comentario
  • Planeta Oli
    agosto 31, 2009

    En Mazarrón sólo queda un cine de verano desde la época esplendorosa del Playasol, Chaplin, Avenida, Mastia, Axial, Bahía… Justo ponían “Up” el día que estuve allí este verano, pero ya estaba empezada. Hubiera sido bonito verla en un cine de verano, porque a saber si el año que viene estará ahí.

    Mi clásico de estos cines: “Cazafantasmas”. La ponían cada año, y siempre llenaba. Es tan mítica que cumplió un papel importantísimo cuando me mudé a NYC.

    Y, por cierto, ayer me compré en el Rastro el DVD de “Master and Commander, edición extra” por 5 euros, ideal para regalar a mi hermano, que no la ha visto.

    OLI I7O

Deja un comentario