1980: ‘El hombre elefante’

Miércoles, 30 Septiembre 2009 0

Arranca la década. Un servidor tenía cuatro años. Un año difícil 1980. Difícil porque, aunque no es un año de buen cine en cantidad, sí tiene tres títulos muy contundentes: El imperio contraataca, El resplandor y Toro salvaje. ¿Alguien da más? ¿Os imagináis dirigir la mirada a la marquesina de vuestro cine más cercano y encontraros los carteles de esas tres películas compitiendo por atraer vuestra atención? No puedo imaginar semejante dilema. No obstante, 1980 fue el año de otros títulos inolvidables como The Blues Brothers, Aterriza como puedas, Viernes 13, Holocausto Caníbal, El lago azul o Al final de la escalera, uno de mis títulos favoritos del cine de terror.

Mi corazón está dividido. La mitad de él, como muchos de vosotros sabréis, pertenece a El imperio contraataca, y la otra mitad a El hombre elefante de David Lynch. Ante semejante disyuntiva, y tras una larga deliberación, he optado por hablar de la segunda, película mucho menos conocida, eternamente olvidada y mal entendida, muchas veces.

David Lynch tiene películas y películas. Y ésta es de las primeras. Yo me entiendo. Maravillosa fotografía en blanco y negro, inolvidable banda sonora de John Morris, exquisita ambientación, en definitiva, una película inolvidable en todos los sentidos, que me deparó tres sorpresas en mi infancia:

  • John Hurt, tan bien escondido tras ese disfraz que no supe reconocer al Kane de Alien o al Max de El expreso de medianoche. Hurt da vida a John Merrick, el hombre elefante, personaje tan interesante y jugoso desde el punto de vista dramático que le consagra como actor valiente donde los haya.
  • Anthony Hopkins. Le vimos, nos gustó, y no volvimos a verle hasta once años después en El silencio de los corderos. ¿Qué hizo Anthony Hopkins entre aquellos años? Mucha televisión. Mucha gente duda si Sir Anthony Hopkins ha sido joven alguna vez. Sí lo fue. Si lo quieres ver, El hombre elefante es buen ejemplo.
  • Anne Bancroft. ¡Cuánto me gusta esta actriz y qué poco la he podido disfrutar! Mucho teatro y poco cine. Apenas cuento con los dedos de una mano las películas que he visto de ella: El graduado, Agnes de Dios, Grandes esperanzas, y una muy desconocida Trilogía de Nueva York, que me muero por volver a ver.

El hombre elefante narra la verdadera historia de Joseph Merrick, ciudadano británico del siglo XIX, que fue conocido por ese nombre debido a las notables deformaciones físicas que atenazaban todo su cuerpo. Pasó la mayor parte de su vida explotado como una atracción de feria, y sólo cuando llamó la atención de la ciencia, en los últimos años de su vida, pudo ser conocido por su carácter dulce y educado, así como por una inteligencia superior a la media. Aunque todavía no se sabe con absoluta certeza, se cree que pudo haber padecido una grave variación del síndrome de Proteus.

El hombre elefante es película para todos los públicos y para todos los tiempos; está deliciosamente narrada, de forma lineal, sencilla, delicada, con el ritmo que sólo el buen cine tiene. Nos sumerge en un Londres maravillosamente oscuro, sucio, cruel y despiadado, raramente retratado con tanta maestría y nos descubre a este personaje grotesco y frágil, horrendo pero sensible y virtuoso. John Merrick, porque en la película se llama John y no Joseph, es un rayo de luz en ese Londres tiznado de borrachos, prostitutas, ratas y superstición. Gracias al doctor Frederick Treves el mundo conocerá al hombre detrás de la máscara, al hombre detrás del monstruo.

Siempre he sido un amante del cine de terror clásico, no es ningún secreto. Por eso me atrajo El hombre elefante. Lynch nos acerca a la criatura como a una atracción de feria, como lo harían Tod Browning en su Parada de los monstruos, o en Drácula, o James Whale en Frankenstein. Pero ésta no es película de terror, sino de realismo fantástico.

Nadie duda ya en colocar a El hombre elefante entre los clásicos del drama. Si no la has visto, tienes una asignatura pendiente. No te defraudará. Cinco estrellas.

Cualquiera de estas noches es una buena noche para volver a ver El hombre elefante. Lo haré. Apagaré las luces, dejaré sonar el adagio para cuerdas opus 11 de Samuel Barber y la voz, torpe, de John Merrick volverá a recordar: “No soy un monstruo, soy un hombre”.

¿Cuál fue tu película de 1980?

-Roque.

2 comentarios
  • Alberto
    Octubre 2, 2009

    Gran enorme película. El hombre elefante la vi después de haber visto casi toda la filmografía de Lynch. Personalmente soy un fan incondicional y sólo me he topado con un título que me aburrió supinamente; Dune. Sí, sé que es un gran clásico pero me aburrió tanto que ni la acabé.
    Lynch creo que es capaz de transportarte a un mundo de sensaciones. Da igual que no siempre le entiendas porque te hace sentir cosas.
    Pero El hombre elefante, como bien dices, es uno de sus films más clásicos. Es elegante, está muy bien narrado, y los actores están sobresalientes.
    Si me tengo que quedar con una película de los 80’s de las que has dicho (no tengo otras presentes), me quedo con “El resplandor”. Ahí has tocado otro lo de mis grandes mitos; Kubrick.

  • Edson E.
    Noviembre 13, 2009

    Me ha gustado mucho sea esta la película escogida como referencia de ese año.Coincido contigo con tus comentarios,es una película maravillosa,llena de mucha sensibilidad y una historia muy bien narrada,considero que sin desperdicio alguno.Hasta donde tengo entendido,fue un encargo que se le hizo a Lynch,la vi hace unos años atrás,pero no muchos y quedé sorprendido al verla,me movió las fibras y eso lo agradezco.Sí algunas películas debería nombrar de los 80´s a aparte del Hombre elefante,sería Tess de Polanski y también me gustó mucho Ragin bull de Scorsese.Tess es una película hermosa por donde se le vea,con una dirección artística muy limpia y una fotografía muy bien lograda y Ragin bull,que extrañamente es hecha en blanco y negro al igual que El hombre elefante,me convencieron gratamente las actuaciones,en particular la de su protagonista Robert De Niro.La edición de la cinta,es de alta calidad,soy fiel seguidor de la filmografía de Scorsese.El Resplandor es una película que disfruto mucho visualmente,pero creo que cae en algunos excesos y Jack luce sobreactuado,esto no quiere decir que no me maraville viéndola,Kubrick tenía un manejo de cámara extraordinario y acá salta a la vista…

Deja un comentario