70 años de pesadillas

viernes, 27 febrero 2009 0

Hoy me gustaría hablaros de una de esas miles de pequeñas historias sin importancia que habitan dentro del mundo del cine, una de esas que, tal vez, no se entienden bien por aquellos que no son unos chiflados del séptimo arte, como lo es un servidor. Hoy me gustaría hablaros de un sonido, no de uno cualquiera, sino de uno que fue registrado en 1931 para ser utilizado en la mítica película de Frankenstein, el clásico de la Universal dirigido por James Whale, con Boris Karloff en el papel de monstruo. Se trata de un trueno, un espectacular trueno que sonaba así:

Los americanos lo llaman, de forma cariñosa, el Castle Thunder, el Trueno del castillo, precisamente porque suele ir acompañando a imágenes de castillos o de casas encantadas, en noches oscuras y tormentosas. Este es, sin duda, el más clásico de todos los truenos que ha sonado en una película, un viejo amigo que se ha estado utilizando durante más de setenta años y aún hoy día se sigue haciendo. Y no solamente ha amenizado las peores pesadillas del celuloide, sino también momentos gloriosos como los 1,21 gigovatios que mandaron de Regreso al futuro a Marty McFly a bordo de un DeLorean, gobernado por un condesador de fluzo, dicho sea de paso.

Lo podéis oír en Ciudadano Kane, Cleopatra, Hindenburg, Los cazafantasmas, Un cadáver a los postres, En los límites de la realidad, El juego de la sospecha, Golpe en la pequeña China, Entre pillos anda el juego, Una pandilla alucinante, La muerte os sienta tan bien, El jovencito Frankenstein, o en los clásicos de Disney Bambi, La Bella Durmiente o Basil, el ratón superdetective y en muchas otras películas.

También se ha utilizado como elemento para la creación de otros sonidos, como los de la nave Enterprise de Star Trek o los cañones láser de la Estrella de la muerte en La guerra de las galaxias.

Como es natural, hoy día existen grabaciones con más calidad y fidelidad que la del viejo y entrañable Trueno del castillo; por un momento, imaginad las herramientas de grabación de hace 78 años. Dudo mucho que se pueda seguir empleando, con la demanda de calidad que los nuevos soportes audiovisuales exigen. Sin embargo, pocos truenos pueden presumir de ser tan veteranos y populares como éste. Casi con toda seguridad, el Trueno del castillo ha adquirido un status que difícilmente otra grabación del mismo género pueda adquirir nunca.

Roque.

PD: ¿Por qué siempre faltan diez años para que conduzcamos coches de hidrógeno?

4 comentarios
  • iProd
    febrero 27, 2009

    Curioso esto del trueno que comentas, que me ha llevado a recordar otro curioso sonido estrella en la historia del cine: “El grito Wilhem”

    Aquí un vídeo que lo ilustra de forma magistral 😉
    http://www.dailymotion.com/video/x4dto9_el-grito-willhelm_fun

  • José Marcos
    febrero 27, 2009

    Muy Interesante, ya se hace mayorcito el trueno del castillo; y si, efectivamente éste maravilloso sonido se ha utilizado incluso en las películas dobladas a otros idiomas; lo que signífica, que ha sido capaz de provocar diversos sentimientos de miedo, misterio, angústia y terror; por tanto su calidad no ha sido discutible; y que las nuevas tecnológias pueden representar inovación sobre un modelo ya exístente y no una nueva creación.

  • X ó Y
    febrero 28, 2009

    Qué puede aportar un humilde espectador a tan elocuente y fascinante reflexión…quizá sirva el mero hecho de comentar tu jugada y animarte a seguir indagando en el maravilloso mundo de los efectos especiales de antaño, esos que eran a la vez que casposos, increíblemente reales.

  • Planeta Oli
    marzo 2, 2009

    ¡Qué entrada más maravillosa, y qué gran aportación la del grito! Son sonidos grabados en nuestro subconsciente, que escuchamos una y otra vez y que ya forman parte de nuestra forma de entender (y de congeniar con) el cine.

    OLI I7O

Deja un comentario