Reflexión: El hombre lobo

Lunes, 15 Febrero 2010 0

Plagadita de guiños a la antigua, la del 41, la de Lon Chaney Jr.. Para mí esa siempre marcó el comienzo del declive del género en el estudio. Y es normal, sólo basta con oír al comisario de policía decir aquello de:

¿Lobos? ¿Mujeres zíngaras? ¿Crímenes? ¿Qué está pasando aquí?

El hombre lobo es una película muy irregular, con momentos de gran tensión, siempre a golpe de orquesta, como viene siendo habitual, y divagaciones demasiado aburridas entre medias; llegué a tener la sensación de haberme dormido entre mordisco y mordisco. Benicio no está mal. Anthony Hopkins hace de Anthony Hopkins, lo que tampoco es novedad, dicho sea de paso. La chica, Emily Blunt, no tiene margen de maniobra para lucirse. Buena ambientación victoriana con el encanto que siempre tiene el Londres oscuro y sucio de los destripadores.

Pero ojo, no quedé decepcionado. No les reprocho nada. Creo que la historia del hombre lobo no da más de sí. De modo que si os atrevéis con ella, ya sabéis: palomitas y a disfrutar con el morphing 2.0 de Larry Talbot, pobre hombre. Si habéis visto la antigua veréis que el nuevo maquillaje no ha traicionado a sus orígenes.

Eso sí, tirón de orejas para el compositor, Danny Elfman, que no se ha volcado con la partitura. Incluso diría que en ocasiones se parece demasiado a King Kong, la de Newton Howard. El sabrá. A lo mejor es que la música para monstruos peligrosos con notables colmillos tiene eso.

-Roque.

2 comentarios
  • Juan Pablo
    Febrero 15, 2010

    Tendré en cuenta su critica a la hora de elegir mi película de los jueves (sí, ¡tengo día para ir al cine! Es lo que tiene vivir en un pueblecito que no tiene salas… que te tienes que organizar para ver algo de cine)

    Últimamente la cartelera deja mucho que desear…. Un abrazo muy grande

  • Planeta Oli
    Febrero 18, 2010

    A Danny Elfman parece últimamente que sólo le interesa coleccionar BSOs de superhéroes y de monstruos clásicos. Una pena que uno de los compositores más grandes de la era moderna tenga partituras tan irregulares. Eso sí, al menos no se plagia tanto a sí mismo como James Horner.

    OLI I7O

Deja un comentario