• Retrospectiva y buena música

    El Festival Internacional de Cine para la Diversidad Andoenredando que cada año se realiza en mi pueblo natal Torre Pacheco (Murcia) me honra este año con una retrospectiva de mis trabajos. Durante el festival se proyectarán los dos largometrajes que he realizado: El regreso de Elías Urquijo (que además va a ser el film de inauguración del festival) y Escóndete. Además se van a proyectar los cortometrajes Se vende perro que habla, 10 euros, Holden, The blue dress y El turno de noche. Para mí no es solamente una alegría inmensa que mis trabajos se proyecten allí, sino que además es una ocasión única para reencontrarme con mi gente y saludarlos.

    El regreso de Elías Urquijo se va a proyectar el próximo día 6 de noviembre a las 20 horas y, como he dicho, supone la inauguración del festival. Además recientemente la banda sonora de la película, compuesta por mi buen amigo Jay Vincent, ha sido galardonada con el Premio a Mejor Banda Sonora en el Festival Internacional de Cine de Islantilla. Desde aquí le mando un abrazo grande a Jay que ya anda liado con sus últimos trabajos para la película Lego o la ceremonia de entrega de los Globos de Oro. Un grande. La banda sonora de mi último cortometraje, El turno de noche, también es un trabajo de Jay Vincent.

    Escóndete, que se proyecta el día 9 junto al resto de cortometrajes, también estrenaba  este año pasado banda sonora de la mano de David Butterfield, colaborador de Jay, que en este caso actuó como productor ejecutivo y que ha realizado un trabajo excelente. David ha conseguido con su banda sonora capturar magistralmente la angustia y la oscuridad de la historia de los cuatro jóvenes atrapados.

    Las colaboraciones con estos dos artistas han supuesto un verdadero ascenso a la primera división de las bandas sonoras, además de haber conocido a dos grandes artistas y amigos. Entre mis planes para los próximos meses ambos está seguir colaborando con ambos, pero ya hablaremos de ello en su momento.

     

  • La ignorancia

    Jueves, 13 Febrero 2014 0

    Decir simplemente que uno debe aceptar sin cuestionarse lo que aprendió en el regazo de su madre no es el acto de una persona inteligente. Todas las sociedades del mundo han necesitado producir una historia para dar cuenta del hecho de que la humanidad está en la Tierra. Los aborígenes australianos creen que los primeros humanos fueron regurgitados del cielo por una gran serpiente arcoíris, la gente de Tailandia cree que el principio del mundo fue una gran piscina de leche y que los demonios echaron en ella una serpiente, y la leche se coaguló, y eso formó a los seres humanos, y hubo un tiempo, hace dos o tres mil años, cuando la gente del Mediterráneo oriental creía que la mujer salió de la costilla del primer hombre. Si alguien me dice que cree que cada palabra de la Biblia es cierta, no se puede discutir con semejante grado de irracionalidad…

    Nunca antes a lo largo de la Historia el mundo entero había sido capaz de hablar unos con otros. Estamos al principio de una evolución extraordinaria como especie – una especie que es capaz de comunicarse instantáneamente con todos y cada uno de sus miembros. No soy tan cínico como para pensar que la ignorancia ganará siempre.

    David Attenborough

  • Obscenidades

    Sábado, 18 Enero 2014 0

    ¿En serio estamos pagando un sueldo con dinero público a Juan Máiquez, -señor cuyo dudoso mérito consistió en hundir una televisión autonómica en tiempo récord-, por pinchar musica en la radio? Su programa es tan rancio como prescindible: Melodías de seducción.

    El hombre que arruinó al ente televisivo, ahora quiere seducirnos. Con música.

    Si resulta obsceno imaginarlo, más aún resulta saber que es verdad. Resulta obscena su presencia en un medio de comunicación, especialmente público. Es un insulto para los ciudadanos y para el buen gusto.

    Da asco.

  • Mi boda del año

    Jueves, 26 Agosto 2010 0

    La semana pasada realicé un improvisado y breve viaje a Francia para asistir a la boda de mi amigo Pierre Kiwitt con la bellísima Isabelle Pollet-Villard, bailarina y amiga también.

    El evento tuvo lugar en la Champagne, en el pequeño pueblo de Annéville-la-Prairie, una aldea de apenas unas decenas de habitantes, un entorno idílico para un enlace que no podía perderme, por todo lo que me une a Pierre, al que conozco desde hace ya ocho años y del que puedo presumir como una de las mejores personas que he conocido: generoso, decidido, divertido, honesto y leal.

    Pierre ha atravesado por momentos duros en los últimos años y éste era un día para desterrarlos y empezar una nueva vida junto a la que es, sin duda, una de las mujeres más maravillosas que he conocido.

    Fue en Madrid el año pasado, ella llegó a esta ciudad de gira con el ballet de la ciudad de Munich para actuar en Los veranos de la Villa. Fue fantástico verla actuar bajo el nocturno cielo de mi ciudad, aquella noche de verano, la primera vez que pude concluir un espectáculo de ballet sin sentirme como un idiota por no haber entendido nada de lo que veía.

    A la boda asistieron personalidades del mundo del cine y de la televisión de toda Europa, pero sin duda lo que más me apetecía volver a ver era a Coralie Audret, pareja de Xavier Lafitte, con el que había estado unos días antes en Madrid, coincidiendo con su rodaje de la película Aguila Roja. Adoro a Coralie, me recuerda a Sofía Loren, no sé, tiene un algo especial, la rodea un áura de esas que dicen, un áura que hace que la mires y la mires y no le puedas quitar el ojo de encima. Además Coralie es inteligente, audaz y conversar con ella, un auténtico placer. Pronto estrenará obra en París y no podré perdérmela. Ya os hablaré de ello cuando tenga más detalles.

    Con Xavier y Coralie viajé desde París hasta la Champagne, en un viaje-rally por las carreteras de la campiña francesa, luchando por llegar a tiempo a la ceremonia, debido en gran medida nuestro retraso a que Movistar tuvo a bien tardar en darme servicio telefónico en Francia unas 8 horas. A tientas, mendigando los móviles a los extraños, pude localizar a Xavier y Coralie en París y quedar con ellos para emprender nuestro viaje por el norte del País. Finalmente, para asombro nuestro, llegamos a tiempo, aunque tuvimos, eso sí, que cambiarnos de ropa escondidos tras el coche, a pocos metros de la iglesia. Mereció la pena.

    La ceremonia fue adorable, breve y adorable, como deben ser las ceremonias. Estuvo amenizada por el encantador coro de amas de casa del pueblo, que compartieron con nosotros su más exquisita selección de temas romántico-religiosos, y conducida por un entrañable párroco al que, sorprendentemente, se le entendía todo, aún a pesar de que mi francés es muy rudimentario.

    Finalmente, pasamos el resto del día, entre copas de champagne y exquisiteces varias, en la casa de campo de la abuela de Pierre, un escenario incomparable para un día así. No lo olvidaré, sin duda, y desde aquí les deseo lo mejor, que se lo merecen, de verdad que se lo merecen. Nos vemos pronto, chicos.

    Un abrazo.

    -Roque.

    PD: por cierto, las cabinas de teléfono están en inminente peligro de extinción. Deberíamos hacer algo.

  • De Oli y las alcantarillas

    Viernes, 12 Marzo 2010 0

    Mucha gente colecciona. Colecciona monedas, muñecas, sellos, botes de cerveza. Yo colecciono bolsas de vomitar de los aviones, preferiblemente sin usar, claro. Mi amigo Oli colecciona tapas de alcantarilla.

    Oli es amigo desde el comienzo de los tiempos. El otro día nos juntamos para beber sin control y contarnos muy rápido todo lo que habíamos hecho en los últimos años. Nos vomitamos nuestras verdades a gusto, que es como lo hacen los amigos y rápidamente nos dimos cuenta de que no habían pasado tantas cosas. Me debe una ronda, en El Chorrillo, si el quiere. Tiene talento, lo sabe y lo pasea por Estados Unidos de vez en cuando, porque él adora Nueva York, aunque no nos quiera contar todo lo que pasó en aquella ciudad, que no debió ser poco, porque a Oli las estrellas le miman y de cuando en cuando le deparan alguna que otra sorpresa. Su mundo lo comparte en Planeta Oli, porque hay quien dice que él es de otro planeta. No me sorprendería. Lo de las alcantarillas no es más que un ejemplo de hasta donde puede alcanzar su creatividad y su forma de ver el mundo.

    Y bueno, sobre lo de las bolsas de vomitar, sólo quería decir que me aterra la idea de que pueda ser verdad eso de “dime qué coleccionas y te diré quien eres”.

    -Roque.