• Los primeros pasos de «Finding Little Italy»

    Buenas noticias. «Finding Little Italy» comienza su andadura por las televisiones y lo hace a lo grande en países como Canadá, España o Italia, o tan remotos como Filipinas (¡!). Y más países están por venir. Creímos en un proyecto y ya es una realidad que se consume en todo el mundo. Cuando hace un par de años nos poníamos a garabatear en un papel lo que pensábamos era una buena idea para un programa de televisión, llenándola de contenido y dándole forma, no imaginábamos que acabaría viéndose por todo el planeta… así nació nuestro programa. Queríamos redescubrir Italia, destino turístico por excelencia, pero lejos de los tópicos turísticos, lejos de los flashes de las cámaras de fotos, autobuses, chanclas y riñoneras que han plagado las grandes urbes italianas como Roma, Florencia o Venecia. La verdadera Italia ya no está ahí, está un poco más escondida, como protegiéndose de toda esa invasión despiadada de turistas. Decidimos salir a buscarla: ese es nuestro programa.

    El camino que hemos andado es largo: desde que hicimos el piloto a finales de 2013 hasta poder escribir estas líneas va un proceso que exige mucha constancia, paciencia y esfuerzo. Un rodaje complicado, especialmente por el mal tiempo que nos acompañó durante muchos días, pero que no pudo con nuestras ganas y buen humor, y unos niveles de calidad altísimos que nos habíamos autoimpuesto y que nos dieron más de un quebradero de cabeza. No fue hasta 2015 cuando realmente nos pusimos a producir la serie de forma definitiva, cuando ya habíamos contado con el apoyo de una gran distribuidora como Off the fence y de algunas marcas como Moleskine que respaldaban y avalaban nuestro proyecto. Ahora el resultado habla por sí mismo: una gozada de imágenes, espectaculares de verdad, y un contenido de calidad, rico, divertido, entretenido, presentado por Luke Darracott, que ama lo que hace y eso se percibe en cada plano, en cada lugar que descubre, en cada episodio.

    Lo escuché una vez sobre el cine, pero creo que se puede hacer extensible a cualquier tipo de expresión audiovisual: producir es como tratar de escribir una novela con un lápiz que pesa una tonelada. No se puede hacer en solitario, necesitas un equipo, y rodearte de los mejores es siempre la mayor seguridad de que llegarás al final cumpliendo los objetivos, conseguir que aquellos garabatos en un papel se acaben convirtiendo en el programa de televisión que habías soñado.

    Larga vida a «Finding Little Italy». Iremos informando de los nuevos territorios donde se siga distribuyendo la serie. Pronto echaremos a andar otra vez rodando nuevos episodios. ¿Qué nuevas aventuras nos esperan en el sur de la vieja Italia?

  • Finding Little Italy: un gran viaje por la Italia más pequeña

    Martes, 9 Junio 2015 3

    Desde hace unos meses me encuentro inmerso en la producción de la serie de televisión Finding Little Italy que realiza SkyBridge Productions. El planteamiento es el siguiente: Italia es el destino turístico número uno en el mundo por su arte, cultura, gastronomía… sin embargo eso se traduce en que todos los turistas acaban realizando la peregrinación Roma, Florencia, Venecia. Lo que se pretende con Finding Little Italy es descubrir una Italia más allá de esos destinos recurrentes, la verdadera Italia, la de los auténticos italianos, la de sus verdaderas tradiciones, los artesanos, sus secretos mejor guardados y su auténtica gastronomía.

    No hace mucho leía que Venecia ya no es real, el turismo masivo ha acabado con ella. Los genuinos venecianos la abandonan, el ruido de 27 millones de maletas rodando por sus calles adoquinadas los han hecho huir. Su población autóctona actual no es mayor que la que tenía en el siglo XV. La mayoría de pizzas que se sirven en sus restaurantes son congeladas y fabricadas en Alemania. En Roma, el alcalde pide disculpas a los turistas que pagan 64 euros por cuatro helados. En Pisa, miles de personas posan simultáneamente con los brazos estirados para simular en una foto que sujetan la torre inclinada. Cuesta 18 euros subir hasta ella. En Florencia los carteristas hacen su agosto en los alrededores de la catedral.

    Eso no es Italia. Eso es un circo.

    En Finding Little Italy reclamamos una Italia auténtica, real, alejada de las masificiaciones, de los parques de atracciones en los que se han convertido esas grandes ciudades.

    De la mano de Luke Darracott, un viajero nato, al que conocí hace ya no sé cuantos años, emprendemos un viaje por ese lado más íntimo de Italia. La hemos recorrido de norte a sur en estos primeros seis episodios que forman la primera temporada. Hemos ido en busca de la misteriosa trufa blanca, desvelamos los secretos que se esconden tras el parmesano, probablemente el queso más famoso de Italia. Hemos emprendido una búsqueda de los vinos más interesantes, desde el Piemonte a la Toscana. Hemos indagado en las raíces de sus compositores más representativos, como Puccini, o sus símbolos más emblemáticos como Ferrari. Hemos viajado a Módena, Orvieto, Bracciano, Lucca, Alba o Alassio, lugares de los que tal vez nunca hayas oído hablar, pero que esconden la verdadera esencia de uno de los países más visitados del mundo.

    Para la distribución contamos con Off the Fence, uno de los grandes de la televisión mundial, con representación en los cinco continentes y con los que esperamos llegar a televisiones de todo el mundo.

  • La Televisión Autonómica de Murcia: estudio comparativo y conclusiones

    Viernes, 25 Junio 2010 1

    ¿Recordáis aquella joya de la televisión que era Murcia, qué hermosa eres? Pues no ha cambiado en nada la cosa.

    ¿El responsable? Su director, Juan Manuel Máiquez. Si vais por Murcia le reconoceréis por su extraordinario parecido con el inspector Clouseau. El cáncer de la industria audiovisual.

    -Roque.

    Actualización 1 de julio de 2010

    Gracias a Amor y pepinillos podemos ilustrar nuestro estudio con un ejemplo gráfico. Esto le cuesta a los murcianos 42 millones de Euros al año.

  • Más Hitchcock, por favor

    Jueves, 12 Noviembre 2009 0

    Uno de mis directores favoritos, de los de toda la vida, es Alfred Hitchcock. Tengo todas sus películas y procuro verlas, siempre que puedo, porque son un verdadero placer para el ojo y para la mente. Hay algunas que, por buenas y entretenidas, pongo con más frecuencia: Vértigo, Los Pájaros, Psicosis y La ventana indiscreta, por mencionar algunas, aunque no puedo olvidarme de otros dos títulos, no tan grandes como los anteriores, pero brillantes en cualquier caso: La soga y Náufragos, del que creo, habría que hacer un remake, aunque si tiramos de archivo veremos que los remakes de Hitchcock nunca han funcionado.

    El caso es que hace algo más de un año la Universal editó en DVD la primera y la segunda temporada de la serie de televisión Alfred Hitchcock presenta. De mi niñez conservo un vago recuerdo de aquellos capítulos sobre historias de crímenes en 25 minutos, con aquellas inolvidables presentaciones y despedidas protagonizadas por el propio Hitchcock, haciendo gala del más cáustico y elegante de los humores ingleses. Pues bien, no pude evitarlo y adquirí los DVDs.

    No habrían pasado un par de semanas cuando ya había visto todos los capítulos, los 78, que se dice pronto, y acudí con sed de Hitchcock a por más. Para mi satisfacción encontré en el centro comercial la tercera temporada, esta vez sin doblaje en español, salvo dos o tres capítulos, que en su día fueron emitidos en nuestra televisión. Arrancaba la temporada con una de mis actrices favoritas, una jovencísima Jessica Tandy en una fantástica e inolvidable historia que trata de un ojo de cristal y que se llama, cómo no, El ojo de cristal.

    El legado cinematográfico de Alfred Hitchcock siempre estará incompleto si no se tienen en cuenta sus trabajos para televisión. Muchos capítulos fueron dirigidos por él mismo y, aunque contaba con menos recursos que para sus producciones para la gran pantalla, su sello es inconfundible. A esta serie le debemos, además, el reconocimiento de su silueta como marca de la casa y la  pieza musical Marche Funebre D’une Marionette del frances Charles Gounod como tema músical que le identificará para siempre. Sonaba así:

    Pues bien. Ha pasado un año y no había tenido más noticias de si Universal estaba interesada en continuar editando temporadas, que fueron 7. Hoy mismo me he enterado de que la cuarta temporada está ya a la venta en los Estados Unidos, así que no faltará mucho para que llegue a la vieja Europa. Ansioso la esperaré. Buenas noticias.

    -Roque.

  • Reflexión: cueces o enriqueces

    Miércoles, 18 Marzo 2009 0

    Sábado tarde. Una pequeña incursión en el centro comercial para reponer videoteca, necesito títulos con urgencia, es lo que tiene no poder dormir sin el runrún de una película de fondo, y las que tengo ya las tengo más que vistas.

    Recorro los pasillos: drama, comedia, acción. Los vuelvo a recorrer en sentido inverso: acción, comedia, drama. No me estimula ningún título: cielos, Striptease, ¿todavía venden esto?

    Al doblar la esquina me encuentro con la sección de documentales, siempre tan solitaria. ¿Y qué tal un documental? Ah, pues no es mala idea, el último que adquirí fue la serie Planeta Tierra de la BBC. Impresionante. Imprescindible. Ya le he dado varias vueltas, hasta he hablado de él a la gentes.

    Curioseo. Saco uno al azar. Galápagos. ¡Caramba! De la BBC también. Qué casualidad. Son tres DVDs. ¿Me arriesgo? Venga, va…

    Ya he visto la mitad y, cómo no, impresionante, imprescindible. Deliciosamente narrado por Tilda Swinton, retrata un mundo extraño, peligroso, pero lleno de belleza y majestuosidad. Altamente recomendable.

    Qué orgullosos deben sentirse los británicos del legado documental que su televisión pública, con David Attenborough a la cabeza, está creando. La BBC dota de sentido a lo que, al menos, un servidor entiende, debe ser una televisión pública.

    Hace unas semanas la BBC estrenaba, en prime time, Charles Darwin and the Tree of Life, un documental, escrito y presentado por el maestro Attenborough, con motivo del segundo centenario de su nacimiento (el de Darwin, claro), y en el que se ofrecía una visión perfectamente maravillosa de la evolución de la vida en la Tierra. A la misma hora, el mismo día, TVE emitía Mira quién baila.

    Galápagos se une al resto de documentales que ya poseo de la BBC: Planeta azul, Deep Blue, Planeta Tierra, Tierra y Ciencias sobrenaturales.

    Roque.

  • DreamCity y lo que viene

    Desde hace algún tiempo quería remodelar el blog. Por mi cuenta y riesgo he decidido instalar WordPress en el servidor, porque MovableType me estaba dando muchos problemas… bueno en realidad me los estaba dando Arsys, mi servidor, que como siempre va 5 años por detrás de Internet.

    Bueno, el principal motivo del retraso en toda la actualización ha sido la creación de una nueva productora, DreamCity Entertainment, que, junto a mis socios de Dieciseisnueve, va a afrontar la producción de “El regreso de Elías Urquijo”, mi primer largometraje.

    Después de Explorers, quisimos trabajar en un proyecto de ficción. “Elías” rondaba mi cabeza desde hace años y codo con codo junto a Rafa Ferrero la hemos desarrollado hasta conventirla en lo que creemos es una gran película.

    “Elías” es un proyecto apasionante y prácticamente lo ha absorbido todo. Rafa está haciendo un trabajo espléndido con el guión… que la verdad, nos ha dado más de un quebradero de cabeza. La preproducción ha empezado y se empieza a sentir el nerviosismo característico de estos momentos: muchas cosas por hacer, mucha ilusión puesta en todo.

    Rafa ya trabajó conmigo en Explorers. Es un joven guionista de Valencia, enamorado de su profesión y entregado al máximo a los proyectos que tanto Cuarto Creciente como DreamCity están llevando a cabo. Sin él no habría sido posible sacar adelante Explorers. Algún día tengo que contar nuestras aventuras y desventuras en esa serie.

    Roque.